jueves, 3 de junio de 2010

MIL HOJAS DE PUERRO CON SALSA HOLANDEZA





Ingredientes (8 Rollos):

8 puerros (parte blanca solamente) no demasiado gruesos
2 cucharadas de aceite de oliva
1/4 litro de caldo de verduras (o agua + 1/2 cubo de caldo)
Sal y pimienta
8 láminas de pasta Filo o de hojaldre
8 lonchas muy finas de jamón serrano o York de buena calidad
100 grs. de jamón serrano en taquitos muy pequeños (opcional)
Aceite de oliva virgen extra para pincelar
Semillas de sésamo
Salsa Holandesa

Lavar los puerros y quitarles las 2 capas exteriores más duras. Cortarlos todos al mismo tamaño. Calentar el aceite en una sartén grande donde quepan todos los puerros sin amontonarse y dorarlos a fuego suave hasta que comiencen a dorarse. Añadir el caldo, tapar la sartén y dejar cocer durante 10-15 minutos hasta que estén tiernos (vigilar que no se queden sin líquido, añadir un poco más si es necesario). Darles la vuelta una vez durante la cocción. Sacarlos del caldo, salpimentar ligeramente y dejarlos enfriar.
Si gustas, los puerros les puedes picar mas pequeños y los doras igual con menos liquido.
Colocar al alcance de la mano todos los ingredientes para poder trabajar deprisa: pasta Filo, jamón, aceite y puerros.

Tomar dos hojas de pasta y aceitarlas , con uno de los lados más largos mirando hacia nosotros. Cortarlas por la mitad para conseguir 2 milhojas. Colocar una loncha de jamón o loncha de pechuga hervida y aderezada en la parte superior de cada mitad y sobre ella un puerro o una cucharada en forma larga,para formar el rollo. Ponerle unos pequeños trositos de jamón serrano (solo si se usa jamón de York para el relleno) o tocino dorado previamente.

Empezar a enrollar la pasta sobre el puerro, cubriéndolo. Doblar a continuación los laterales sobre esta primera vuelta y seguir enrollando hacia nosotros hasta terminar. Proceder de esta manera hasta terminar todos los paquetitos.

Colocarlos sobre una bandeja de horno cubierta con papel eserado y pincelar un poco más de aceite sobre la parte superior de cada rollo. Espolvorearlos con las semillas de sésamo. En este momento podéis cubrirlos con papel film y dejarlos en el frigo preparados para hornearlos más tarde. Es mejor hacer esto si no se van a comer inmediatamente después de horneados porque perderán lo crujiente (también puedes hornearlos, guardarlos y volver a darles un golpe de horno fuerte de unos 5 minutos para que vuelvan a estar crujientes).

Hornearlos a 180ºC a media altura hasta que estén bien dorados. Servir con una Salsa Holandesa, ideal para verduras y también para pescados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada